Sergio Guajardo Maldonado: historias de familia

Share Button

Enterándome de las cosas que pasan en Tamaulipas, supe que reasignaron las regidurías en el Ayuntamiento de Ciudad Victoria, tocándole, por segunda ocasión consecutiva, una regiduría a Marisela Guajardo Maldonado. Atinó Usted. Esta señora es hermana del mandamás del PRI en Tamaulipas, Sergio Guajardo Maldonado, y quien en la administración municipal de Oscar Almaraz Smer ocupó la presidencia de la Comisión de Obras Públicas del cabildo victorense. Es decir, Marisela será regidora por siete años con$ecutivos.

Y claro que Sergio Guajardo Maldonado defendió a Marisela su hermana para que se mantuviera otros tres años viviendo de la ubre presupuestal del municipio, porque como a falta de pan tortillas, entonces Sergio ante la falta de resultados para sus candidatos en la elección del pasado primero de julio, defiende, por lo menos y con todo, sus ínsulas familiares.

No podemos olvidar que la candidata Senado Yahleel Abdala Carmona acomodó sonora cacheteada a Sergio Guajardo en la sede del Comité Directivo Estatal del PRI por haberse quedado, dicen, con el dinero que debió ser entregada y destinada a los candidatos para la movilización en la jornada electoral del pasado primero de julio, lo que evidentemente no ocurrió.

Regresando al tema, Marisela, hermana de Sergio Guajardo Maldonado, dicen los molestos priístas, que no tiene merecimiento alguno para mantenerse en un cargo popular, ella nunca ha trabajado por el partido y acusan: “no merece ser regidora por 5 años”. Pero aunque los tricolores no lo quieran, Sergio la apoyo con toda la fuerza del PRI y se mantuvo en el Cabildo de Victoria.

Ernesto Guajardo Maldonado también es hermano de Sergio. Ernesto ha laborado en la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, donde le fue muy mal con campesinos enardecidos por la galopante corrupción en la dependencia que atienden al campo mexicano. Ernesto Guajardo y otros funcionarios de la SAGARPA, entre quienes figura René García Quiñones, fueron prácticamente arrastrados por unos campesinos que estaban enojados por los malos manejos en los proyectos productivos de la dependencia federal en mención y fueron sacados a empujones de sus oficinas por los hombres y mujeres del campo. La historia fue balconeada a nivel nacional, cosa nomás de recuperarla.

El victorense Ernesto Guajardo Maldonado, alias El Cremas, fue en tiempos de Américo Villarreal Guerra presidente del Congreso de Tamaulipas, presidente del PRI Estatal y líder de la Confederación Nacional Campesina en nuestro estado, además de que durante años estuvo a cargo a nivel nacional de la Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria, y se perpetuó como amo y señor de las plazas de ese subsistema educativo.

Sergio Guajardo Maldonado en su carrera política-administrativa, ha sido un personaje muy polémico y por donde ha pasado ha dejado huella. Fue gerente estatal de PRONASE, la Productora Nacional de Semillas en Zacatecas. Y en ese tiempo se registró un desvío brutal de dinero, por lo que la Contraloría de la Federación lo inhabilitó, para ocupar cargo alguno en la administración municipal, estatal y federal permanentemente.

Últimamente, y antes de la dirigencia del PRI, Sergio Guajardo Maldonado fue diputado y Delegado Federal de la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano, SEDATU, cargo al que renunció para contender contra Oscar Lubbert Gutiérrez en la búsqueda del Comité Directivo Estatal del PRI, donde las voces aseguran que lo apoyaron tanto el ex Gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú y Cesar García Coronado desde la delegación de Comunicaciones y Transportes en San Luis Potosí. Por lo menos eso parece, ya que Guajardo le cumplió a García Coronado haciendo regidora a su hija, Laura Luz García Lumbreras. Pero voces autorizadas aseguran que Sergio les cumplió sólo al principio y después les dio la espalda.

La riqueza financiera del Comité Directivo Estatal del PRI en Tamaulipas hoy sólo es para Guajardo, quien recibe mensual $3.087,361.30 por mes por concepto de prerrogativas. Es decir, tan solo en este 2018 lleva depositado 27’786,251.70 millones al día de hoy. Si tomamos en cuenta que la anterior multa se terminó de pagar el año pasado, valdría la pena que Sergio explicara a los priistas, claro, en que se ha gastado el dinero del antes partidazo.

Durante esta administración partidista de Guajardo se acabó a la delegación de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares, dejó a la deriva a los Jóvenes, al Movimiento Territorial, y está en camino de terminar con la delegación tamaulipeca de la Confederación Nacional Campesina. Cabe mencionar que con la Confederación de Trabajadores de Tamaulipas no se mete porque se maneja muy independiente, pero hoy se puede dar una explicación de los malos resultados obtenidos en Tamaulipas el pasado primero de julio.

Hoy hay voces que acusan a Guajardo Maldonado de haber cobrado entre 5 mil y 20 mil pesos por cada candidato a regidor, para darle la constancia de no adeudo para que pidieran competir en la elección de julio pasado. Y se acusa que cobró entre 10 mil y 25 mil pesos a los candidatos a síndicos. Y ahora el tema es ¿en dónde quedó ese dinero? En el 2019 van a volver a cobrar una multa al PRI, pero sólo será por cinco meses por lo que sólo le van a dar la mitad de prerrogativas.

También, es un hecho que Sergio Guajardo Maldonado anda buscando desaforadamente convencer a la dirigencia nacional del PRI para que lo dejen al frente de la franquicia en Tamaulipas o que a quien manden como “líder” del PRI lo ponga a él como primero en la lista de candidatos plurinominales al Congreso local, de cara a la elección del próximo año.

El caso es que el PRI no llega ni a caricatura de lo que fue: ya les cortaron el servicio de telefonía e internet, servicios fundamentales para la continuidad de quienes ahí trabajan. Claro. Que se jodan todos menos el señor presidente, quien tripula su camionetota Suburban de reciente modelo, se sigue dando el lujo de de dos a tres o más asistentes, viaja comodamente en avión y se hospeda en los mejores hoteles, todo con cargo, por supuesto, a las vilipendiadas arcas financieras del partido. Cosa que Claudia Ruiz Massieu solicite una auditoría a las cuentas del PRI para que salgan a colación todos los trastupijes que Guajardo Maldonado ha ordenado a las finanzas tricolores.

Hoy reitero, Sergio Guajardo Maldonado a convertido al Partido Revolucionario Institucional en sólo una caricatura.

Share Button