Tamaulipas se ha vestido de azul

Share Button

A partir de este primero de octubre el setenta y cinco por ciento de los tamaulipecos está siendo gobernado por alcaldes del Partido Acción Nacional. Y ello, porque en las elecciones del pasado primero de julio, el PAN convenció a los tamaulipecos de Tampico, de Ciudad Victoria, de Reynosa, de Nuevo Laredo, de Altamira y de Río Bravo, de votar por ellos, mientras que MORENA convenció a los electores de Ciudad Madero y Matamoros.

Y ello no es de ninguna manera gratuito. A los ciudadanos tamaulipecos les pareció correcta la oferta política de los candidatos panistas a los diferentes ayuntamientos de la entidad y la forma en que el Gobernador del estado, Francisco García Cabeza de Vaca, está llevando las riendas de la entidad.

Por ello, Jesús Nader Nasrallah venció a Magdalena Peraza Guerra convenciendo a los ciudadanos de que su propuesta era infinitamente mejor: más acciones en beneficio de la sociedad, respeto a los ciudadanos, más y mejor obra pública, cero corrupción e impunidad y respeto a las diferentes representaciones políticas al interior del cabildo. Nader llega fuerte, muy fuerte, a la presidencia municipal de Tampico, desde donde gobierna a partir del primer minuto de ayer. Por cierto, Nader hizo referencia a su esposa Aída quien lo habrá de acompañar en estos tres, o seis años, al frente de la administración municipal, desde el DIF Tampico, en donde hay mucho trabajo que debió haberse hecho en este bienio y que se pasó por alto, como otros muchos asuntos. Pero Chucho Nader sabe qué hacer y cómo, y en esa dirección avanzará en beneficio de los tampiqueños.

En Reynosa, Maki Ortiz logró, en el proceso electoral, una votación histórica de 150 mil votos, cuando en la elección anterior ganó con tan sólo 85 mil sufragios. Casi el doble. Ello representa que la sociedad reynosense fue convencida por la ex senadora de que ella era la mejor opción para mantenerse al frente de la presidencia municipal. Y así ocurrió. Y el equipo de Maki, en su mayoría, habrá de mantenerse al frente de sus responsabilidades públicas, salvo en el caso del DIF Municipal, en donde su hijo Carlos, quien estuvo al frente del organismo durante la gestión pasada se fue a estudiar un posgrado, por lo que Carlos Peña Garza, su esposo, asumió el control.

En Ciudad Victoria, capital, Xicoténcatl González Uresti asumió a partir del primer minuto del primero de octubre, el cargo de presidente municipal, frente a un importante grupo de ciudadanos que protestaron, junto con él. Ciudad Victoria fue, durante los últimos dos años, un municipio olvidado por las autoridades municipales, calles en pésimo estado, un servicio de agua peor, un servicio de limpia pública muy deficiente y del alumbrado público ni hablar. Tal pareciera que la administración encabezada por Oscar Almaraz Smer fue inexistente en los últimos 730 días en la capital. Afortunadamente desde el Gobierno del Estado, se le aplicaron recursos en el reencarpetado de calles y avenidas, trabajos que todavía hoy se ven en las principales arterias de la ciudad. Xicotencatl, Xico para sus cuates, tendrá mucho trabajo que hacer en los próximos días y semanas, pero, sobre todo, tendrá una responsabilidad moral y política con los electores que lo llevaron de su mano a la silla presidencial.

En Matamoros, el pésimo trabajo que hizo Chuchín de la Garza durante su gestión de gobierno, amafiado con sus hijos, para empezar, y con algunos “otros colaboradores”, fue lo que decepcionó grandemente a los ciudadanos: ineficiencia administrativa, abuso presupuestal, enriquecimiento explicable o inexplicable, y obras fantasmas. Nadie se puede olvidar del cambio de vida tan escandaloso de los funcionarios de Chuchín, y por si fuera poco, como olvidar que desde la oficina del Subtesorero, Marcelo Sierra fluían los fajos de billetes “en greña y a discreción” sin firmas, ni pólizas, ni nada. Hoy el alcalde Mario López González tiene tres años por delante para cumplirle y bien a los matamorenses, quienes han puesto en el nuevo gobierno sus esperanzas de un futuro mejor.

Del alcalde de Nuevo Laredo, Enrique Rivas Cuellar ni que decir. Es un hombre con la experiencia pública y de gobierno que tiene entre sus manos grandes proyectos para seguir trabajando por los neolaredenses como lo ha venido haciendo desde que asumió su responsabilidad municipal el primero de octubre de 2016. Ahí, en su discurso de toma de protesta, Rivas Cuellar se comprometió a fomentar el diálogo y el consenso, el apego a derecho y el absoluto respeto a la legalidad.

En Altamira, cientos de ciudadanos fueron testigos de la primera reelección de un presidente municipal en ese municipio del sur de Tamaulipas. Alma Laura Amparan Cruz se comprometió a seguir construyendo un municipio próspero, moderno y seguro, con mayores oportunidades de desarrollo y bienestar para toda la población. Y la sociedad altamirense sabe que Alma Laura no miente, son fieles testigos que ha trabajado mucho y bien en los últimos 24 meses, lo que seguramente seguirá haciendo en los próximos 36 meses. Hay mucho que hacer y esta administración irá en esa dirección.

Hoy, reitero, Tamaulipas avanza en la dirección correcta bajo la guía del Gobernador del Estado. Y muestra de que los ciudadanos confían en los vientos del cambio es que el setenta y cinco por ciento de los tamaulipecos, en el ámbito municipal, son gobernados por alcaldes del Partido Acción Nacional.

Gracias por recibirnos. Sus comentarios son bien recibidos en nuestro correo electrónico hipodromo.politico@gmail.com. Y también estamos en twitter @CarlosCortesMX.

Share Button